"> "> ">
12/Nov/2018 : Villahermosa, Tabasco : 24°C   Despejado

La debilidad estructural de la economía internacional de México que se refleja en un débil y volátil tipo de cambio

12/Jun/2018 | Por: Faustino Torres | ftorres_1@hotmail.com


En Economía como en cualquier otra ciencia la “mala suerte” no existe. Existen circunstancias, eventos, condiciones, factores y supuestos que provocan que un determinado evento suceda o no. Hago ese comentario inicial, porque después de la abrupta devaluación de diciembre de 1994 (el famoso “error de diciembre”), cuando el Banco de México tuvo que abandonar el modelo de tipo de cambio “fijo” para dejar la moneda a la libre flotación, no habíamos tenido tantos embates de volatilidad en nuestro peso.

Y es que en lo que va de este sexenio, la depreciación de la moneda ha sido de escándalo, mientras en 2012 la paridad peso dólar andaba por el rango de los $12.50 pesos por dólar, en los últimos días ha llegado hasta los $20.85 pesos por dólar, rompiendo de manera sistemática la “barrera psicológica de los $20 pesos.

Pero, ¿Cuáles son los eventos que hacen que nuestra moneda presente tal volatilidad?

Vamos a mencionar 5 eventos de coyuntura, que han puesto a temblar a nuestra monedad en los últimos meses y años:

Primero, la abrupta caída en los precios del petróleo. La caída, en los precios del petróleo a partir del 2013-2014, volatilidad que perduró los años subsecuentes, generó una debilidad en la moneda mexicana. Lo anterior se explicó, en virtud de que siendo el petróleo uno de los principales productos o actividades económicas por las que México recibe divisas, la disminución en el precio implica directamente una menor captación de dólares. En cualquier mercado esto indica que ante la menor oferta de dólares en México o la “escasez” de los mismos, el precio tiende al alza.

Segundo, la “fortaleza” del dólar como moneda global. Otro de los eventos que debilitó a nuestra moneda, fue la fortaleza del dólar, es decir, los indicios de la recuperación económica de los Estados Unidos, a partir de la crisis de 2008, repercutieron negativamente en nuestra moneda. Este es un evento de interesante análisis, porque cuando la crisis de 2008, la demanda agregada de los Estados Unidos cayó y eso repercutió negativamente en México, pues nuestras exportaciones hacia aquel país bajaron; sin embargo cuando su economía empieza a recuperarse, también generó efectos negativos en México, pues se convirtió en una atracción para diversos capitales, que prefieren refugiarse en la economía mas grande del mundo.

Tercera muestra de debilidad del peso, el “Brexit”. En junio de 2016, tras un referéndum, el Reino Unido, decide abandonar la Unión Económica Europea; este evento histórico “antiglobal”, generó mucha incertidumbre en los mercados de todo el mundo. Sobretodo sobresaltos y especulación en los mercados financieros. Las relaciones económicas entre México y Reino Unido son pírricas, mínimas, sin embargo una vez mas, nuestro tipo de cambio sufrió una depreciación y mostró su debilidad. En realidad, las principales relaciones económicas de Reino Unido son con los Estados Unidos y al ser los norteamericanos nuestros principales socios comerciales, una vez más se afectaron nuestros mercados.


Cuarto, el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Nunca en el pasado reciente, habíamos sido tan despreciados y atacados en el discurso de un candidato y ahora presidente norteamericano; al ser Estados Unidos el principal inversionista y cliente de México, es normal que las expectativas de la relación bilateral afectaran nuestra moneda. Desde entonces, nuestra moneda aprendió a asimilar desde un “Tuit”, hasta una colgada de teléfono, una desafortunada declaración o una conferencia de prensa. Teniendo una dependencia económica, sobretodo en el aspecto internacional, cada vez que el discurso del vecino de la Casa Blanca, amenaza con el muro, con deportaciones o cumple sus promesas como la de los nuevos aranceles, nuestra moneda sufre y se deprecia.

Y por último, la compleja renegociación del TLCAN (NAFTA por sus siglas en inglés). Ahora mismo hay un alto nivel de incertidumbre provocado por los Estados Unidos; sucede que mientras se renegocia el TLCAN, se imponen aranceles, se menciona la conveniencia y preferencia de tratados bilaterales y además se proponen políticas proteccionistas en el foro del G-7 (las 7 potencias mas importantes del mundo). Así nuestro tipo de cambio peso-dólar rondó los $20.85 pesos por dólar.

Cuando eventos diversos, en circunstancias distintas, es decir, diferentes coyunturas generan un efecto adverso a nuestra moneda, lo que en realidad está en entredicho es nuestra competitividad global, nuestra capacidad exportadora y la diversificación de nuestra estructura productiva hacia los mercados exteriores de destino.

Faustino Torres
Profesor Investigador, analista de temas económicos y especialista en desarrollo regional

URL corto: http://bit.ly/2sYvLiv